(...) No puedo elegir, me quedo aquí,
entre olas verdes y montañas azules

(Kirmen Uribe)

jueves, 7 de febrero de 2013

Re-cordare (del latín cor-cordis:corazón)






Suelo recordar las fechas importantes, los cumpleaños, el día que conocí a alguien, que estuve en algún sitio, que me cambié de casa o el día de alguna que otra despedida. No es consciente. Simplemente lo recuerdo.
No soy una agenda electrónica con subrayados de colores, o alarma el día de antes. Se supone que las mujeres tenemos más facilidad para estas cosas. Debe ser eso. El caso es que ese recuerdo no suele ir ligado a una tarea, tipo comprar un regalo, hacer una llamada y cosas así. En alguna ocasión claro que sí, pero en otras muchas no. Es algo para mí. Mi día mundial de la cena con aquel chico, o mi día internacional del comienzo de mi vida en Madrid, o el cumpleaños de alguien a quien nunca felicitaré, o el "hoy hace tres años que España ganó el mundial".....y lo importante no es el mundial, ni España, ni si volveremos a ganar un mundial. Lo importante es revivir qué pasaba en aquel momento, aquello que gracias a un hecho puntual se ha quedado archivado como el reportaje de fotos de una boda. A veces no recuerdo hechos concretos, pero claramente tengo guardado lo que sentí en ese instante. Recordar es eso, volver a pasar por el corazón.
Suelo recordar las fechas importantes para mí. Hoy también. Sin obligaciones y sin compromisos. Pienso en ello, sonrío y lo vuelvo a guardar en el álbum de los buenos recuerdos.

2 comentarios:

  1. Es bueno recordar... que has vuelto a tu blog.
    Salu2 recorda2.

    ResponderEliminar